Filariasis linfáticas (FL)


La distribución de la FL está ligada a la localización de los mosquitos vectores (Anopheles, Culex, Aedes, etc.):
– W. bancrofti: África subsahariana, Madagascar, Egipto, India, Sudeste asiático, Pacífico, Sudamérica y Caribe
– B. malayi: Sudeste asiático, China, India, Sri Lanka
– B. timori: Timor
Las FL por W. bancrofti representan el 90% de los casos y las FL por Brugia sp, 10% de los casos.

Signos clínicos

– Manifestaciones agudas inflamatorias intermitentes
• Adenolinfangitis: ganglio(s) linfático(s) y edema rojo, caliente, doloroso, a lo largo del trayecto de un vaso linfático, con o sin signos generales (p.ej. fiebre, nausea, vomitos). La inflamación afecta el miembro inferior o los órganos genitales externos o el seno.
• En el hombre: inflamación del cordón espermático (funiculitis), del epidídimo y del testículo (orquiepididimitis).
Los accesos ceden espontáneamente en una semana y sobrevienen generalmente en pacientes que presentan manifestaciones crónicas.

– Manifestaciones crónicas
• Linfedema: edema linfático del miembro inferior o de los órganos genitales externos o del seno, secundario a la obstrucción de los vasos linfáticos por las macrofilarias. El linfedema al principio es reversible, después se hace crónico y es cada vez más severo: hipertrofia de la región afectada, paquidermización progresiva de la piel (engrosamiento fibroso, formación de pliegues superficiales y luego profundos y lesiones verrugosas). El último estadío del linfedema es la elefantiasis.
• En el hombre: aumento del volumen de las bolsas por acúmulo de liquido en la túnica vaginalis (hidrocele, linfocele, quilocele); orquiepididimitis crónica.
• Quiluria: orina lechosa o agua de arroz (ruptura de un vaso linfático a las vías urinarias).
En pacientes parasitados por Brugia sp, las lesiones genitales y la quiluria son raras; el linfedema a menudo se confina bajo la rodilla.

Laboratorio

– Detección de microfilarias en la sangre periférica (frotis gota gruesa)1 ; la toma de muestra debe efectuarse entre las 21 horas y las 3 de la mañana.
– En regiones donde la oncocercosis y la loasis son coendémicas, buscar una coinfección si el diagnostico de FL es positivo.

Tratamiento

Tratamiento antiparasitario

– El tratamiento se administra fuera de un episodio agudo.

– La doxiciclina VO permite eliminar la mayoría de las macrofilarias y mejorar el linfedema, únicamente si se administra de forma prolongada: 200 mg una vez al día durante 4 semanas como mínimo. Está contraindicada en niños < 8 años y mujeres embarazadas o lactantes.

– La dietilcarbamazina VO dosis única (400 mg en adultos; 3 mg/kg en niños) puede ser una alternativa pero solo elimina una parte de macrofilarias (hasta 40%) y no mejora los síntomas; un tratamiento prolongado no tiene mayor efecto que una dosis única; la DEC además está contraindicada en caso de oncocercosis, de loasis con microfilaremia > 2000 mf/ml y en mujeres embarazadas o mujeres lactantes.

– La ivermectina (efecto macrofilaricida pobre o nulo) y el albendazol no deben utilizarse en el tratamiento de casos individuales (ausencia de efecto sobre los signos clínicos).

– En caso de una co-infección probable o confirmada por O. volvulus: tratar la oncocercosis y seguidamente administrar la doxiciclina.

Control/prevención de las manifestaciones inflamatorias y complicaciones infecciosas

– Episodios agudos de adenolinfangitis: reposo estricto, elevación del miembro sin vendaje, enfriamiento del miembro (paño húmedo, baño frío) y antalgicos; tratamiento de las sobreinfecciones cutáneas bacterianas/fúngicas si fuera necesario; en caso de fiebre, antipyreticos (paracetamol) e hidratación.

– Prevención de los episodios agudos y del linfedema: higiene de la pierna afectada2 , uso de calzado cómodo, atención inmediata de las sobreinfecciones bacterianas/fúngicas y de las heridas.

– Linfedema avanzado: vendaje de la pierna afectada durante el día, sobreelevación del miembro (tras haber retirado las vendas) en periodo de reposo, práctica de ejercicios simples (flexión-extensión de los pies estando echado o de pie, rotación de los tobillos); higiene de la piel, como más arriba.

Tratamiento quirúrgico

Puede estar indicado en el tratamiento de manifestaciones crónicas: linfedema avanzado (derivación-reconstrucción), hidrocele y sus complicaciones, quiluria.



Footnotes
Ref Notes
1

En caso de examen negativo en un paciente clínicamente sospechoso, puede valorarse la búsqueda de antigenos circulantes (test rápido ICT) y/o una ecografía de la región inguinal en búsqueda de nidos de gusanos (« filaria dance sign »).

2

Lavado al menos una vez al día (agua a temperatura ambiente y jabón) haciendo hincapié en los pliegues y los espacios interdigitales; aclarado cuidadoso y secado con un paño limpio, cuidado de las uñas.