Trastornos bipolares

Los trastornos bipolares se caracterizan por la alternancia de episodios maníacos y depresivos1 , espaciados en general por intervalos libres de varios meses o años.

El episodio maníaco se manifiesta por exaltación, humor eufórico, hiperactividad acompañada de insomnio, ideas de grandeza, desaparición de las inhibiciones sociales (en particular las sexuales).
El episodio depresivo con frecuencia es severo con un riesgo de suicidio importante.
Buscar antecedentes familiares similares (sobre todo suicidios), muy frecuentes en los pacientes bipolares.

En el plan farmacológico:
– El tratamiento del episodio maníaco se basa en la risperidona VO, empezando con una dosis baja (2 mg una vez al día), la dosis se puede incrementar 1 mg cada día si es necesario (max. 6 mg al día) o haloperidol VO (5 a 15 mg al día) durante 3 a 6 semanas.
– Se puede añadir diazepam VO (5 mg al día) durante las primeras semanas.

– Al final del tratamiento antipsicótico, la interrupción debe ser progresiva, vigilando los signos de recaída. Proseguir el tratamiento si necesario.
– El tratamiento del episodio depresivo es el de la depresión (ver Depresión).
– Si el paciente tiene un episodio maníaco cuando está tomando antidepresivos, interrumpir inmediatamente el tratamiento antidepresivo y tratar el episodio maníaco como más arriba.

El tratamiento de fondo de los trastornos bipolares descansa en la administración de por vida de un estabilizador del humor. El tratamiento puede ser iniciado por un médico con formación en salud mental pero se debe organizar una consulta con un especialista lo antes posible.
ácido valproíco VO: 200 mg 2 veces al día (Semana 1) luego 400 mg 2 veces al día (Semana 2) luego 500 mg 2 veces al día (Semana 3). Esta dosis es normalmente suficiente para estabilizar el paciente; si necesario se puede aumentar de 500 mg cada semana (máx. 1000 mg 2 veces al día).
o
carbamazepina VO: 100 mg 2 veces al día (Semana 1) luego 200 mg 2 veces al día (Semana 2) luego 200 mg 3 veces al día (Semana 3). Esta dosis es normalmente suficiente para estabilizar el paciente; si necesario se puede aumentar de 200 mg cada semana (máx. 1200 mg al día). 

El ácido valproíco está fuertemente desaconsejado en mujeres en edad de procrear. Si es necesario comenzar un tratamiento, utilizar la carbamazepina.
Si una mujer en edad de procrear está tomando ácido valproíco, cambiarlo por carbamazepina reduciendo progresivamente la dosis de ácido valproíco durante 2 semanas (no interrumpir bruscamente el tratamiento) introduciendo progresivamente al mismo tiempo la carbamazepina.
En caso de embarazo o planificación de embarazo, una consulta con un especialista es obligatorio para reevaluar la necesidad de proseguir el tratamiento y reajustarlo si necesario.



Footnotes
Ref Notes
1 Las formas “unipolares” se caracterizan por la recurrencia de episodios depresivos.