Estado confusional

Signos clínicos

El cuadro clínico asocia:
– desorientación témporo-espacial;
– alteración del nivel de conciencia;
– dificultad de concentración;
– disminución de la memoria.
Estos trastornos de instauración rápido (habitualmente en horas o días), tienden a fluctuar a lo largo del día.
Un estado de agitación, ideas delirantes, trastornos del comportamiento o alucinaciones (sobre todo visuales) pueden complicar el cuadro.

Conducta a seguir

La confusión mental deriva prácticamente siempre de una causa orgánica:
– Infecciosa: meningitis, paludismo severo, encefalitis, septicemia, sífilis, sida, etc.
– Metabólica: hiper/hipoglicemia, trastornos electrolíticos, avitaminosis PP o B1, etc.
– Endocrina: problemas de la tiroides
– Neurológica: epilepsia, hipertensión intracraneal, traumatismo craneal, hemorragia meníngea, tumor cerebral, etc.
Pensar también en la toma de medicamentos que pueden provocar un estado confusional (analgésicos opioides, numerosos psicotrópicos, fluoroquinolonas, etc.) o al consumo de tóxicos (alcohol o drogas) o a la interrupción de estas sustancias.

Un estado confusional impone una hospitalización. El tratamiento es el de la causa subyacente.

En caso de agitación, la administración de diazepam puede empeorar el cuadro confusional.
Si una sedación es realmente necesaria, es preferible administrar risperidona VO a baja dosis (una dosis de 2 mg) o haloperidol IM (una dosis de 2,5 mg).

En caso de confusión liado al abandono del alcohol (delirium tremens):
–  Situar al paciente en cuidados intensivos.
–  Administrar diazepam IV: 10 a 20 mg 4 a 6 veces al día, bajo estrecha vigilancia, con material para ventilar al paciente al alcance de la mano. El objetivo es obtener una ligera sedación sin provocar depresión respiratoria. Las dosis y la duración del tratamiento se adaptan en función de la evolución clínica.
–  Añadir clorpromazina IM si es preciso: 25 a 50 mg 1 a 3 veces al día.
–  Hidratar por vía IV: 2 a 4 litros de cloruro de sodio 0,9% en 24 horas.
–  Administrar tiamina IM: 100 mg al día durante al menos 3 días.
–  Vigilar los signos vitales y la glicemia.