Síndrome confusional agudo

Última actualización: Agosto 2021

Signos clínicos

El cuadro clínico asocia: 
– desorientación temporo-espacial; 
– alteración del nivel de conciencia; 
– alteración del nivel de atención; 
– deterioro de la memoria. 
Estos trastornos de inicio brusco (habitualmente en horas o días), tienden a fluctuar a lo largo del día. 
Un estado de agitación, ideación delirante, trastornos del comportamiento o alucinaciones (sobre todo visuales) pueden ser otros síntomas asociados. 

Conducta a seguir

El síndrome confusional agudo (SCA) es un cuadro clínico de causa casi siempre orgánica: 
– Infecciosa: meningitis, paludismo severo, encefalitis, septicemia, sífilis, sida, etc. 
– Metabólica: hiper/hipoglicemia, trastornos electrolíticos, carencia de niacina (vitamina PP o B3) o tiamina (vitamina B1), etc. 
– Endocrina: problemas de la tiroides 
– Neurológica: epilepsia, hipertensión intracraneal, traumatismo craneal, hemorragia meníngea, tumor cerebral, etc. 
Pensar también en la toma de medicamentos que pueden provocar un estado confusional (analgésicos opioides, psicotrópicos, fluoroquinolonas, etc.) o al consumo de tóxicos (alcohol o drogas) o a la interrupción de estas sustancias. 

El SCA requiere hospitalización.  
– Tratar la causa subyacente.  
– Proporcionar tratamiento de apoyo (p.ej. nutrición, hidratación, equilibrio hidroelectrolítico); vigilar la diuresis. 
– Administrar solo los medicamentos estrictamente necesarios. 
– Tratar el dolor (ver Dolor, Capítulo 1). 
– Asegurar un entorno sensorial adecuado: bajar la luz y el ruido.

La administración de diazepam puede empeorar el SCA. En caso de agitación persistente, si es necesaria la sedación, utilizar el haloperidol a dosis baja y a corto plazo (7 días o menos): 
haloperidol VO: 0,5 a 1 mg 2 veces al día 
haloperidol IM: 0,5 a 1 mg, a repetir si el paciente sigue agitado 30 a 60 minutos después de la primera dosis. Si es necesario, repetir cada 4 horas, sin sobrepasar un máximo de 5 mg al día.  

En caso de SCA relacionado con la abstinencia del alcohol (delirium tremens): 
– Ingresar al paciente en cuidados intensivos. 
– Administrar diazepam IV: 10 a 20 mg 4 a 6 veces al día, bajo estrecha vigilancia, con material para ventilar al paciente al alcance de la mano. El objetivo es obtener una ligera sedación sin provocar depresión respiratoria. Las dosis y la duración del tratamiento se ajustan en función de la evolución clínica. 
– Añadir clorpromazina IM si es preciso: 25 a 50 mg 1 a 3 veces al día
– Hidratar por vía IV: 2 a 4 litros de cloruro de sodio 0,9% en 24 horas
– Administrar tiamina IM o IV muy lenta (en 30 minutos): 100 mg 3 veces al día durante 3 a 5 días
– Vigilar los signos vitales y la glicemia.