CARBAMAZEPINA oral

Prescripción bajo control médico

Acción terapéutica

– Antiepiléptico

Indicaciones

– Epilepsia (excepto pequeño mal)
– Dolor neuropático (sola o en combinación con amitriptilina)
– Prevención de la recurrencia en los trastornos bipolares

Presentación

– Comprimido de 200 mg

Posología

– Epilepsia
Niños de 1 mes y más: empezar por 5 mg/kg una vez al día o 2,5 mg/kg 2 veces al día; luego aumentar la dosis de 2,5 a 5 mg/kg cada semana hasta 5 mg/kg 2 a 3 veces al día (máx. 20 mg/kg al día)
Adultos: empezar por 100 a 200 mg una vez o 2 veces al día; luego aumentar de 100 a 200 mg cada semana hasta 400 mg 2 a 3 veces al día (máx. 1600 mg al día)

– Dolor neuropático
Adultos: 200 mg una vez al día al acostarse durante una semana; continuar con 200 mg 2 veces al día (por la mañana y al acostarse) durante una semana y continuar con 200 mg 3 veces al día

– Prevención de la recurrencia en los trastornos bipolares
Adultos: empezar por 100 mg 2 veces al día, luego aumentar de 200 mg cada semana si necesario hasta 200 mg 2 a 3 veces al día (máx. 1200 mg al día).

Duración

– Epilepsia, prevención de la recurrencia en los trastornos bipolares: tratamiento de por vida. No interrumpir bruscamente el tratamiento, ni siquiera en caso de sustitución por otro antiepiléptico.
– Dolor neuropático: varios meses después de la desaparición de los dolores. Luego, intentar la suspensión del tratamiento.

Contraindicaciones, reacciones adversas, precauciones

– No administrar en caso de bloqueo auriculoventricular, antecedentes de aplasia medular.
– Administrar con precaución en caso de glaucoma, retención urinaria, insuficiencia cardiaca, hepática o renal, trastornos hematológicos, y en ancianos.
– Puede provocar:
• cefaleas, vértigo, trastornos digestivos y visuales, rash cutáneo, leucopenia, confusión y agitación en ancianos, somnolencia (administrar con precaución en caso de conducció de vehículos o manejo de maquinaria);
• raramente: síndromes de Lyell y Stevens-Johnson, agranulocitosis, anemia, aplasia medular, pancreatitis, hepatitis, trastornos de la conducción cardiaca. En estos casos, suspender el tratamiento.
– No ingerir bebidas alcohólicas durante el tratamiento.
– No asociar o vigilar la asociación con:
• eritromicina, isonazida, ácido valproíco, etc. (aumento de los niveles plasmáticos de carbamazepina);
• rifampicina (reducción de eficacia de la carbamazepina);
• anticoagulantes orales, anticonceptivos (orales e implantes), corticoides, antidepresivos tricíclicos, neurolépticos, inhibidores de proteasa, rifampicina, itraconazol, doxiciclina, tramadol, etc. (reducción de eficacia).
– Embarazo:
• Epilepsia y trastornos bipolares: no administrar durante el primer trimestre, excepto en caso de necesidad vital, si no existe otra alternativa terapéutica (riesgo de defectos del tubo neural; anomalias cardiacas, de la cara, hipospadias). No obstante, no interrumpir un tratamiento instaurado antes del embarazo, administrar la dosis mínima eficaz. Administrar vitamina K tanto a la madre como al recién nacido, para prevenir el riesgo de síndrome hemorrágico del recién nacido. La administración de ácido fólico durante el primer trimestre podría reducir el riesgo de malformación del tubo neural.
• Dolor neuropático: desaconsejado
– Lactancia: evitar

Observaciones

– Existen también una solución oral de 100 mg/5 ml, comprimidos de 100 mg y comprimidos masticables de 100 mg y 200 mg.
– Conservación: temperatura inferior a 25 °C -  -