CLORPROMAZINA oral

Prescripción bajo control médico

Acción terapéutica

– Antipsicótico (neuroléptico) sedante

Indicaciones

– Psicosis aguda o crónica

Presentación

– Comprimidos de 25 mg y 100 mg 

Posología

– Adultos: 25 a 75 mg una vez al día por la noche. Aumentar progresivamente hasta 100 mg 3 veces al día si necesario.
– Reducir la posología a la mitad en ancianos.

– Utilizar la menor dosis eficaz, sobre todo en tratamientos prolongados.

Duración

– Psicosis aguda: 3 meses como mínimo; psicosis crónica: un año como mínimo. La interrupción del tratamiento debe ser progresiva (en 4 semanas). Si aparecen signos de recaída, aumentar de nuevo la dosis.

Contraindicaciones, reacciones adversas, precauciones

– No administrar en caso de problemas cardíacos (insuficiencia cardíaca, infarto del miocardio reciente, alteraciones de conducción, bradicardia, etc.), demencia (enfermedad de Alzheimer p. ej.), glaucoma de ángulo cerrado, trastornos uretro-prostáticos, enfermedad de Parkinson y antecedentes de síndrome neuroléptico maligno.    
– Administrar con precaución y bajo vigilancia en ancianos; en caso de hipopotasemia, hipotensión, insuficiencia hepática o renal, antecedentes de convulsión. 
– Puede provocar:
• somnolencia, disquinesia, síntomas extrapiramidales, aumento de peso, hipotensión ortostática, hiperprolactinemia, efectos anticolinérgicos (sequedad de boca, trastornos de la acomodación, retención urinaria, estreñimiento, taquicardia);
• hiperglucemia, fotosensibilización, alteraciones de la termorregulación; agranulocitosis, síndrome neuroléptico maligno (hipertermia inexplicable con trastornos neuromusculares), raro pero que obliga a la suspensión inmediata del tratamiento.  
– En caso de síntomas extrapiramidales, asociar a biperideno o trihexifenidilo.
– Evitar o vigilar la asociación con:
• medicamentos que deprimen el sistema nervioso central (analgésicos opioides, sedantes, antihistamínicos H1, etc.); medicamentos de efecto anticolinérgico (amitriptilina, atropina, clomipramina, prometazina, etc.), hipoglicemiantes, litio;
• antihipertensivos (riesgo de hipotensión); medicamentos que prolongan el intervalo de QT (amiodarona, cloroquina, eritromicina, fluconazol, mefloquina, pentamidina, quinina, etc.).
– Evitar el alcohol durante el tratamiento.
– Embarazo: reevaluar la necesidad de proseguir el tratamiento; si se prosigue, vigilar la aparición de efectos extrapiramidales y/o anticolinérgicos (temblores, distensión abdominal, hiperexcitabilidad, etc.) en el recién nacido si la madre ha sido tratada durante el 3er trimestre.
– Lactancia: debe ser evitado

Observaciones

– No triturar los comprimidos (riesgo de dermatitis de contacto). 
– Conservación: temperatura inferior a 25 °C -  -