MORFINA de liberación prolongada (LP) oral

Prescripción bajo control médico

Acción terapéutica

– Analgésico opiáceo de acción central

Indicaciones

– Dolor intenso y persistente, especialmente de origen oncológico

Presentación

– Cápsulas o comprimidos de liberación prolongada de 10 mg, 30 mg y 60 mg

Posología

– En principio, la dosis diaria eficaz se determina durante el tratamiento inicial con morfina de liberación inmediata (LI). Al cambiar de morfina LI a morfina LP, la dosis total para 24 horas sigue siendo la misma.
Por ejemplo, si la dosis eficaz de morfina LI es de 20 mg 6 cada 4 horas (120 mg al día), la dosis de morfina LP es de 60 mg cada 12 horas (120 mg al día).

– En el caso de empezar el tratamiento directamente con morfina LP:
• Niños mayores de 6 meses: dosis inicial de 0,5 mg/kg cada 12 horas
• Adultos: dosis inicial de 30 mg cada 12 horas
Si es necesario, aumentar la dosis en un 50% por día, hasta aliviar el dolor.

– En caso de episodio doloroso paroxístico en un paciente estabilizado con morfina LP, administrar interdosis de morfina LI. Una interdosis corresponde al 10% de la dosis diaria de morfina LP. Si el paciente necesita regularmente más de 3 interdosis diaria, aumentar la dosis diaria de morfina LP añadiendo la suma de las interdosis.

Duración

– Según la evolución clínica. No interrumpir bruscamente un tratamiento de larga duración. Disminuir progresivamente las dosis para evitar síntomas de abstinencia.

Contraindicaciones, reacciones adversas, precauciones

– No administrar en caso de insuficiencia respiratoria severa o insuficiencia hepática decompensada.
– No administrar de entrada la forma LP en ancienos y en caso de insuficiencia renal o hepática. Iniciar el tratamiento con la forma LI.
– Puede provocar:
• somnolencia y depresión respiratoria dosis-dependiente, náuseas, vómitos, estreñimiento, retención urinaria, confusión, hipertensión intracraneal, prurito;
• en caso de sobredosis: sedación excesiva, depresión respiratoria, coma.
– Tratar la depresión respiratoria con ventilación asistida y/o administración de naloxona. Vigilar el paciente durante algunas horas.
– Administrar con precaución en caso de insuficiencia respiratoria, traumatismo craneal, hipertensión intracraneal, epilepsia no controlada o trastornos uretro-prostáticos.
– No asociar con opioides agonistas-antagonistas como la buprenorfina, nalbufina, pentazocina (acción competitiva).
– Riesgo de potenciar los efectos sedantes y depresores respiratorios en caso de asociación con el alcohol o medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central: benzodiazepinas (diazepam, etc.), neurolépticos (clorpromazina, haloperidol, etc.), antihistamínicos (clorfenamina, prometazina), fenobarbital, etc.
– Embarazo y lactancia: sin contraindicaciones. Los efectos indeseables de la morfina (síndrome de abstinencia, depresión respiratoria, sedación, etc.) pueden presentarse en el niño cuando se trata a la madre al final del 3er trimestre y durante la lactancia. En estas situaciones, administrar con precaución, en un periodo breve, a la menor dosis eficaz posible y vigilando al niño.

Observaciones

– Asociar a un laxante apropiado (p. ej. lactulosa) si el tratamiento antiálgico se prolongará más de 48 horas.
– No masticar ni triturar las cápsulas. Se pueden abrir y mezclar su contenido con alimentos.
– La morfina está incluida en la lista de estupefacientes: ajustarse a la reglamentación nacional.
– Conservación: temperatura inferior a 25 °C -  -