Cloruro de METILROSANILINA = VIOLETA DE GENCIANA = CRISTAL VIOLETA

Se han demostrado efectos cancerígenos en estudios en animales. Como medida de precaución, el uso en humanos se desaconseja si se dispone de otra alternativa.


Acción terapéutica

– Antifúngico, antiséptico débil, secante

Indicaciones

– Candidiasis orofaríngea, candidiasis del pezón en mujeres que amamantan
– Algunas lesiones cutáneas húmedas (impétigo, dermatofitosis exudativa)

Presentación

– Polvo para disolver

Preparación

– Disolver 2,5 g de polvo (= media cucharada de café) en un litro de agua (previamente hervida durante unos minutos y enfriada) para obtener una solución al 0,25%.
– Agitar bien y dejar reposar: la solución debe estar límpida. Filtrar o traspasar a otro frasco para eliminar el poso que pueda haberse formado.
– Lavar cuidadosamente los frascos utilizados para la dilución y la conservación con agua caliente y dejarlos secar antes de cada relleno.

Utilización

– Una aplicación 2 veces al día durante algunos días

Contraindicaciones, reacciones adversas, precauciones

– No aplicar en heridas y úlceras.
– No aplicar en el rostro y las mucosas genitales.
– Puede provocar:
• irritación, ulceraciones, reacciones alérgicas;
• pigmentación permanente de la piel.
– La solución no debe ser ingerida.
– La aplicación de aceite alimentario o vaselina en torno a los labios, antes de aplicar la violeta de genciana en la boca, puede limitar el riesgo de coloración de la piel.
– En caso de reacción alérgica o aparición de nuevas ulceraciones, suspender las aplicaciones.
– En caso de contacto accidental con los ojos, lavar con abundante agua.
– Evitar el contacto con la ropa (coloración permanente del tejido).

Observaciones

– La violeta de genciana no figura ya en la lista de medicamentos esenciales de la OMS.
– Conservación: 
• Polvo: conservación ilimitada
• Solución diluida: 1 semana como máximo