Eczema

– Eczema agudo: placa eritematosa, vesiculosa, supurante, pruriginosa, con bordes dispersos y mal delimitados.
– Eczema crónico: placa eritemato-escamosa seca, mal delimitada y pruriginosa.
– Buscar una causa (alergia de contacto, micosis o infección bacteriana a distancia, desnutrición) y antecedentes familiares.

Tratamiento

– Limpiar con agua y jabón 2 veces al día.

– Seguidamente:
• para un eczema agudo: loción de calamina, una aplicación 2 veces al día
• para un eczema crónico: pomada de óxido de zinc, una aplicación 2 veces al día

– Buscar y tratar una dermatosis subyacente (sarna, piojos, etc.)

– En caso de sobreinfección: tratar como un impétigo.

– En caso de prurito intenso, antihistamínicos durante unos pocos días (ver Urticaria).