Infecciones dentarias


Síndrome que expresa la complicación secundaria de una afección de la pulpa dentaria. La gravedad y el tratamiento correspondiente de las infecciones de origen dentario dependen de su forma evolutiva: localización en el diente causal, extendida a otras regiones anatómicas circundantes o en conjunto difusa y galopante.

Signos clínicos y tratamiento

Infección localizada en el diente y su contorno (absceso dentario agudo)

– Dolor intenso y continuo.

– Examen: tumefacción limitada al diente causal. Supuración posible por el canal pulpar o por el ligamento periodontal (con movilidad del diente) o a través de la fistulización de la encía. Sin signos generales ni de extensión local.

– Tratamiento:
• El tratamiento es únicamente quirúrgico (el foco infeccioso es inaccesible a los antibióticos): desinfección del canal pulpar si es posible o extracción del diente.
• Dolor: paracetamol o ibuprofeno VO (ver Dolor, Capítulo 1).

Infección extendida a las regiones anatómicas circundantes (absceso dento-óseo agudo)

Extensión local de un absceso dentario agudo con complicaciones celulares u óseas.

– Tumefacción inflamatoria dolorosa de las encías y de las mejillas (fluxión dentaria) Evolución hacia el absceso caliente maduro: dolor intenso, trismos más acentuados cuanto más posterior sea el diente, presencia de signos generales (fiebre, astenia, adenopatías cervicales).

– En caso de celulitis aguda gangrenada (crepitación al tacto), tratar como una infección difusa cérvico-facial (ver abajo).

– Tratamiento:
• Primero quirúrgico: incisión-drenaje de la colección purulenta o extracción del diente.
• Después antibioterapia durante 5 días tras la intervención dentaria: amoxicilina VO
Niños: 25 mg/kg 2 veces al día 
Adultos: 1 g 2 veces al día
Observaciones:
Si la intervención dentaria debe posponerse (inflamación que impida la anestesia local, trismos demasiado importantes), empezar por la antibioterapia pero practicar la intervención durante los días siguientes.
Si no se observa mejoría al cabo de 48-72 horas después de la intervención dentaria, no cambiar la antibioterapia si no intervenir de nuevo.
• Dolor: paracetamol o ibuprofeno VO (ver Dolor, Capítulo 1).

Infecciones difusas cérvico-faciales

– Celulitis extremadamente grave, con necrosis del tejido cervical o facial galopante asociada a signos de septicemia.

– Tratamiento:
• hospitalización en cuidados intensivos.
• antibioterapia masiva (ver Infecciones necrosantes de la piel y de los tejidos blandos).
• extracción dental.