Úlcera de pierna


– Pérdida de tejido cutáneo, crónica, frecuente en zona tropical, por causas múltiples:
• vascular: insuficiencia veno-linfática y/o arterial,
• bacteriana: lepra, úlcera de Buruli (Mycobacterium ulcerans), úlcera fagedénica, pian, sífilis,
• parasitaria: dracunculosa (filaria de Medina), leishmaniasis,
• metabólica: diabetes,
• traumática: a menudo es un factor que se desencadena asociado a otra causa subyacente.

– La historia de la enfermedad y un examen clínico completo (en particular neurológico, en busca de una neuropatía periférica debida a una lepra o una diabetes) permite con frecuencia diagnosticar la etiología.

– Toda úlcera puede complicarse con una sobreinfección loco-regional (absceso, linfangitis, adenitis, osteomielitis, erisipela, píodermitis) o general (septicemia), un tétanos, y después de muchos años de evolución con un cáncer cutáneo.

Tratamiento local diario

– Baño de la pierna afectada durante 10 a 15 minutos con NaDCC cloramina y enjuagar con agua hervida

– Eliminación de las zonas necróticas (negras) y fibrinosas (amarillentas) con ayuda de una compresa o escisión con bisturí.

– Después aplicar:
• úlcera limpia poco supurante: polividona yodada 10% y vaselina;
• úlcera sucia poco supurante: sulfadiazina argéntica;
• úlcera supurante: polividona yodada 10% únicamente;
• úlceras múltiples o extendidas sin supuración: sulfadiazina argéntica (vigilar la aparición de efectos adversos sistémicos);
• úlceras múltiples o extendidas supurantes: polividona yodada diluida (1/4 de polividona 10% + 3/4 de NaCl al 0,9% o agua limpia) durante un minuto y aclarar con NaCl al 0,9% o agua limpia para reducir el riesgo de reabsorción transcutánea del yodo.

– Cubrir con una vendaje seco estéril.

Tratamiento sistémico

– Tratamiento analgésico en caso de dolor: clase, posología y dosis según el pacient (ver Dolor, Capítulo 1).

– Antibioterapia sistémica en caso de:

• Sobreinfección (ver Infecciones cutáneas bacterianas, Capítulo 4).

• Úlcera fagedénica (en estadio precoz, la antibioterapia puede resultar útil. Suele ser ineficaz en el estadío crónico):
doxiciclina VO (excepto en niños menores de 8 años y mujeres embarazadas o lactantes)
Niños mayores de 8 años: 4 mg/kg una vez al día
Adultos: 200 mg una vez al día
o
metronidazol VO
Niños: 10 mg/kg 3 veces al día 
Adultos: 500 mg 3 veces al día
Al cabo de 7 días de tratamiento, si la antibioterapia es eficaz, sustituir por fenoximetilpenicilina VO en las mismas dosis (o continuar el tratamiento con doxiciclina o metronidazol en las dosis indicadas anteriormente). La duración del tratamiento depende de la evolución clínica.

– Tratamiento de la causa.

– Medidas complementarias:
• Elevar las piernas en caso de insuficiencia venosa y/o linfangitis.
• Prevención antitetánica si es necesaria (ver Tétanos, Capítulo 7).
• Injerto cutáneo si la úlcera es extensa, limpia, roja y plana. La escisión quirúrgica amplia de los tejidos infectados seguida de injerto cutáneo es a menudo necesaria para lograr la curación en el caso de la úlcera fagedénica y la úlcera de Buruli.