Antisépticos y desinfectantes

Definiciones

Los antisépticos se utilizan para matar o eliminar los microorganismos y/o inactivar los virus sobre tejidos vivos (piel intacta, heridas y mucosas).
Los desinfectantes se utilizan para matar o eliminar los microorganismos y/o inactivar los virus sobre material inerte (instrumentos, equipamiento, surperficies, suelos y parades).
Ciertos productos pueden utilizarse a la vez como antiséptico y como desinfectante (ver la ficha específica de cada producto).

Selección

Productos recomendados

1) Lista de base
No existe un producto único que responda a todas las necesidades de una estructura médica en términos de limpieza, desinfección y antisepsia. Sin embargo, la utilización de una lista reducida de productos permite un mejor conocimiento de dichos productos por parte de los usuarios y facilita la gestión de stocks:
– jabón ordinario;
– un detergente y, si disponible, un detergente-desinfectante para instrumentos y un detergente-desinfectante para suelos y superficies;
– un desinfectante: producto generador de cloro (p. ej. NaDCC);
– un antiséptico: polividona yodada al 10% o clorhexidina.

2) Lista complementaria
Pueden utilizarse otros productos según el tipo de actividad, los recursos, las posibilidades de aprovisionamiento o la disponibilidad local de los productos:

Etanol e isopropanol
En razón de su rapidez de acción (< 30 segundos), el alcohol, si hay disponibilidad local, es interesante para desinfectar:
• la piel sana antes de toma de muestra sanguínea o inyección (salvo vacunas),
• los tapones de latex de los frascos de medicamentos inyectables.
El alcohol actúa más rápidamente que la polividona yodada pero su actividad es de menor duración.
La aplicación de alcohol sobre mucosas y la piel lesionada está contraindicada, sin embargo, el alcohol puede ser utilizado como antiséptico sobre la piel lesionada en caso de accidente de exposición a la sangre.
El alcohol es más eficaz a 60-70% que a 90-95%.

Soluciones hidroalcohólicas para la desinfección de las manos por fricción
Las soluciones hidro-alcohólicas (SHA) se utilizan para la desinfección standard (o tratamiento higiénico) de las manos por fricción. Ciertas SHA pueden utilizarse para la desinfección quirúrgica de las manos por fricción.
Todas las SHA no son equivalentes. Por ejemplo, para la desinfección standard de las manos por fricción, según la especialidad:
• El efecto bactericido se obtiene en 1 fricción única de 30 segundos o en dos fricciones consecutivas de 30 segundos o en 1 fricción única de 60 segundos.
• Hay que utilizar 3 ml o 5 ml de solución por fricción.
Por tanto, es importante en caso de compra local, verificar la calidad del productos y las modalidades específicas de utilización (número de fricciones, duración de la fricción, volumen por fricción).
En caso de actividad quirúrgica: asegurarse que el producto se puede utilizar para la desinfección quirúrgica de las manos. Para los modos de uso, seguir las instrucciones del fabricante.
Todos los alcoholes y preparaciones a base de alcohol son inflamables. Deben tomarse precauciones para su almacenamiento y utilización a fin de no ponerlos en contacto con una fuente de calor (llama, bisturí eléctrico, etc.).

Solución jabonosa de polividona yodada
La solución jabonosa de polividona yodada al 4% o 7,5% se utiliza para la limpieza (detersión) de la piel intacta, de las heridas y del campo operatorio, y para el lavado antiséptico de manos y el lavado quirúrgico de manos.
Habida cuenta de las incompatibilidades entre las familias de antisépticos, las operaciones de detersión y antisepsia deben realizarse con productos de la misma gama. Por ejemplo, para la preparación cutánea del operado, utilizar la solución jabonosa de polividona yodada para la limpieza seguido de la solución de polividona yodada al 10% para la antisepsia.

Glutaraldehído (solución acuosa al 2%)
El glutaraldehído se utiliza para la desinfección de alto nivel, por remojo, del material termosensible (que no puede esterilizarse por calor) y especialmente de los endoscopios.
Las recomendaciones de uso del glutaraldehído deben respetarse estrictamente:
1) dos limpiezas previas del material sumergido en una solución detergente-desinfectante para instrumentos seguida cada una de aclarado;
2) inmersión completa del material en la solución de glutaraldehído al 2% durante 20 minutos;
3) aclarado abundante para eliminar los residuos, con agua filtrada (o con agua estéril para los endoscopios introducidos en cavidades estériles);
4) secado completo con un trapo estéril;
5) embalaje estéril del material y utilización dentro de las 24 horas.
Existen soluciones de glutaraldehído al 2% listas para el empleo (p. ej. Korsolex LPE®, Steranios 2%®), soluciones concentradas para diluir y obtener una solución al 2% (p. ej. solución al 25% o 38,5%); algunas preparaciones deben ser « activadas » (alcalinizadas) antes de su uso añadiendo el activador suministrado con el (p. ej. Cidex®, Glutrex®).
La solución de glutaraldehído es irritante para la piel y las mucosas y libera vapores tóxicos. El personal expuesto debe tomar precauciones para proteger la piel, los ojos y evitar la inhalación de vapores (riesgo de náuseas, cefaleas, trastornos respiratorios, rinitis, irritación conjuntival, dermatitis).
Las soluciones de glutaraldehído son inflamables. Deben tomarse precauciones para su almacenamiento y utilización a fin de no ponerlas en contacto con una fuente de calor.

Productos desaconsejados

– Agua oxigenada (3% o 10 volúmenes): producto adecuado para la limpieza de heridas sucias, pero que tiene una eficacia limitada. Además es peligroso transportar y manipular en la forma concentrada.

– Derivados mercuriales, p. ej. borato de fenilmercurio, merbromina (Mercurobromo®), mercurobutol (Mercryl®), tiomersal (Mertiolate®, Timerosal®): su eficacia es limitada; pueden provocar efectos indeseables graves (toxicidad renal, neurológica, digestiva; alergias); polucionan de forma importante el medio ambiente. Su uso se prohibirá.

– Hexaclorofeno: su eficacia es limitada; es tóxico para el sistema nervioso central.

– Éter: utilizado equivocadamente como antiséptico, el eter sirve para eliminar los restos de esparadrapo.

– Eosina: utilizada equivocadamente como antiséptico, la eosina es un colorante con acción secante.

Ninguno de estos productos forma parte de la lista de medicamentos esenciales de la OMS.

Preparación y utilización de soluciones antisépticas acuosas

Preparación

Las soluciones acuosas pueden contaminarse por gérmenes patógenos (especialmente Pseudomonas aeruginosa) durante su manipulación. Para limitar ese riesgo:

– Preparar todas las soluciones con agua limpia, hervida durante unos minutos y enfriada.

– Preparar las soluciones inmediatamente antes de usar.

– Preparar solamente pequeños volúmenes a la vez, para evitar el derroche o la tentación de guardar soluciones caducadas y/o contaminadas.

– Lavar los frascos con agua caliente y dejarlos secar antes de cada relleno.

– No utilizar nunca tapones de corcho (favorecen la contaminación; el corcho inactiva ciertos antisépticos como la clorhexidina).

– Indicar sobre los frascos:
• el nombre del producto,
• la concentración del producto,
• la fecha y hora de preparación.

Cada estructura médica debe establecer una política clara para la renovación de las soluciones antisépticas.

Utilización

– No utilizar soluciones antisépticas de distintas familias al hacer una cura: existen incompatibilidades entre dichas familias.

– Las soluciones antisépticas se utilizan para las heridas contaminadas o infectadas. Las heridas limpias, no infectadas, pueden limpiarse con cloruro sódico al 0,9%; no es necesario aplicar un antiséptico.

– En caso de accidente de exposición de sangre (pinchazo o herida cutánea): es importante limpiar bien la herida con agua y jabón. No se ha demostrado que la aplicación de un antiséptico reduzca el riesgo de transmisión, pero la aplicación de un antiséptico – tras el lavado de la herida – no está contraindicada. Utilizar lejía al 2,6% diluida a 1/5 o a 1/10 o alcohol al 70% o polividona yodada al 10% y dejar en contacto 5 minutos.

– No se recomienda desinfectar la piel al inyectar una vacuna sino limpiar con agua limpia. Algunas vacunas (p. ej. BCG) pueden ser inactivadas por el antiséptico. Si a pesar de todo, se emplea un antiséptico, hay que esperar a que se seque por completo antes de inyectar la vacuna.

Preparación y utilización de soluciones desinfectantes

La eficacia de la desinfección puede ser comprometida por errores de preparación (concentración, temperatura), no respeto de los tiempos de contacto y/o degradación de los productos debido a malas condiciones de almacenamiento.

El personal al cargo de la desinfección debe vestir ropas de protección cuando prepare o use las soluciones desinfectantes: bata, delantal de caucho, guantes de mangas largas, gafas y pantallas faciales.

Preparación

Las soluciones deben prepararse con agua limpia (en caso de las soluciones cloradas, únicamente con agua fría y en recipientes no metálicos).

– Solución para la desinfección de suelos y superficies: preparar en el momento de su empleo y tirar el resto de la solución después de su uso.

– Solución para la predesinfección de los dispositivos médicos e instrumentos: renovar cada día. Conservar la solución para el remojo 24 horas como máximo; si la solución está visiblemente contaminada, tirarla y preparar una nueva sin esperar 24 horas.

– Solución para la desinfección de los dispositivos médicos e instrumentos: preparar en el momento de su empleo y tirar la solución tras su uso.

No añadir a estas soluciones ningun otro producto (p. ej. un detergente, un descalcificador).

Desinfección de suelos y superficies

– Aplicar una solución detergente-desinfectante para suelos y superficies1 , sin aclarado. Para la dilución y las modalidades específicas de preparación, seguir las instrucciones del fabricante.
O
– Tras limpiar con un detergente (producto limpiador que no contiene agentes antimicrobianos) y aclarar con agua, aplicar una solución al 0,1% de cloro activo. La limpieza, aclarado previos son indispensables: la actividad del cloro se reduce en presencia de materia orgánica (esputos, vómitos, heces, pus sangre y otros líquidos corporales) y el detergente utilizado puede ser incompatible con el cloro. El tiempo de contacto es de 15 minutos. Es indispensable aclarar con agua las superficies de acero inoxidable desinfectadas con una solución clorada.

El uso de productos detergentes-desinfectantes simplifica el trabajo (la limpieza y la desinfección se efectuan en una sola operación) pero estos productos tienen el inconveniente de ser poco detergente y formar una película provocando el ensuciamiento de los suelos. Como consecuencia es necesario utilizarlos alternando con un detergente. Cada estructura médica debe establecer una política clara en este tema.

Desinfección de la ropa

Tras un lavado manual seguido de aclarado, remojar la ropa limpia en una solución al 0,1% de cloro activo durante 15 minutos y aclarar abundantemente con agua (3 aclarados).

Tras un lavado a máquina a 60 °C, remojar la ropa en una solución al 0,1% de cloro activo durante 2 a 3 minutos y aclarar abundantemente con agua (3 aclarados).

Predesinfección del material médico reutilizable

– Después de usar el material, sumergirlo (desmontado, pinzas y tijeras abiertas):
• En una solución detergente-desinfectante para dispositivos médicos y instrumentos1 . Irrigar el material hueco con la solucion de remojo con ayuda de una jeringa.
Para la dilución y tiempo de remojo, seguir las instrucciones del fabricante; utilizar un minutero.
O
• En una solución al 0,1% de cloro activo durante 15 minutos (utilizar un minutero). Irrigar el material hueco con la solucion de remojo con ayuda de una jeringa.
Respetar el tiempo de contacto y las concentraciones requeridas (riesgo de corrosión de los instrumentos metálicos). Un remojo > 15 minutos y/o una concentración demasiado elevada aumenta el riesgo de corrosión.

– Aclarar con agua limpia, utilizar una jeringa para los instrumentos huecos.

– Secar con un trapo seco, limpio, sin pelusa.

Limpieza-desinfección del material médico reutilizable

Después de la etapa de predesinfección:
– Sumergir el material en una solución detergente-desinfectante para dispositivos médicos e instrumentos1  (para la dilución y tiempo de remojo, seguir las instrucciones del fabricante). Cepillarlos con un cepillo suave no abrasivo. Para los instrumentos huecos, utilizar un escobillón o irrigar con la solución mediante una jeringa. Aclarar con agua limpia, escurrir el material y secar con un trapo seco, limpio, sin pelusa.
O
– Limpiar el material (como más arriba) con detergente y aclarar con agua limpia. Sumergir el material en una solución al 0,1% de cloro activo durante 20 minutos (utilizar un minutero). Respetar el tiempo de contacto y las concentraciones requeridas (riesgo de corrosión de los instrumentos metálicos). Aclarar con agua limpia, escurrir el material y secar con un trapo seco, limpio, sin pelusa.



Footnotes
Ref Notes
1

Por ejemplo un detergente-desinfectante a base de amonio cuaternario.

[ a b c ]