Utilización de soluciones para perfusión

Selección de las soluciones en función de las indicaciones

Es necesario disponer de 3 tipos de soluciones para perfusión:

– Para la rehidratación por vía IV: la solución de Ringer lactato es la más conveniente.

– Para la administración de los medicamentos inyectables: la solución de glucosa al 5% y la solución de cloruro de sodio al 0,9% son las más convenientes.

– Para el llenado vascular: ver tabla en la página siguiente.

Precauciones en el uso de soluciones para perfusión

– Leer bien las etiquetas de los envases para evitar confusiones.

– Anotar sobre la etiqueta el nombre de los medicamentos añadidos a la perfusión y el nombre y/o el número de cama del paciente.

– Cuando se añadan medicamentos a una perfusión, tener en cuenta los siguientes riesgos:
• de incompatibilidades físico-químicas,
• de contaminación: asepsia estricta.

– Examinar cada frasco o bolsa a contraluz para verificar su nitidez. Rechazar aquellos que presenten partículas en suspensión.