Piojos (pediculosis)


Las pediculosis son parasitosis benignas y contagiosas debidas a tres especies de piojos específicos del hombre: el piojo de la cabeza, el piojo del cuerpo y el piojo del pubis. La transmisión interhumana se efectúa por contacto directo e indirecto.
Los piojos del cuerpo son vectores potenciales de la fiebre recurrente (Capítulo 7), del tifus (Rickettsiosis eruptivas, Capítulo 7) y de la fiebre de las trincheras.

Signos clínicos

– Los piojos de la cabeza afectan fundamentalmente al niño: prurito y lesiones de rascado (nuca, alrededor de las orejas) pudiendo sobreinfectarse (impétigo) en caso de infestación prolongada; presencia de piojos vivos y/o liendres vivas (brillantes, nacaradas, situadas a < 5 mm de la raíz del cabello).
– Los piojos del cuerpo afectan fundamentalmente a personas en situación precaria (refugiados, prisioneros, sin domicilio fijo): prurito y lesiones de rascado (espalda, cintura, axilas) con frecuencia inflamatorias e infectadas; piojos y liendres en la ropa (el parásito no se encuentra en el cuerpo).
– Los piojos del pubis se consideran una infección de transmisión sexual (ITS): prurito y lesiones de rascado (región púbica y perianal), si bien otras regiones pilosas pueden estar afectadas (axilas, muslos, cejas); piojos o liendres en la base de los pelos, raramente visibles.
– Examinar a los contactos; en caso de piojos del cuerpo, buscar una infección sistémica, en caso de piojos del pubis, una ITS asociada.

Tratamiento

Piojos de la cabeza

Aplicar sobre los cabellos secos una loción pediculicida, insistiendo en la nuca y detrás de las orejas. No acortar ni alargar el tiempo de contacto recomendado.
dimeticona 4%, loción 
Niños de 6 meses y más y adultos: dejar en el pelo durante 8 horas, después aclarar abundantemente.
Mantenerse alejado de llamas y/o fuentes de calor intensas (incluso cigarrillos) durante la aplicación y hasta el aclarado (riesgo de ignición).
o, si la dimeticona no está disponible o en niños de 2 a 6 meses:

permetrina 1%, loción
Niños de 2 meses y más y adultos: dejar en el pelo durante 10 minutos, después aclarar abundantemente. 

– Sea cual sea el tratamiento utilizado, repetir la aplicación al cabo de 7 días.
– Descontaminar peines, gorros/pañuelos, ropa de cama (lavado ≥ 60 °C/30 minutos, planchado o secado al sol, o, si ninguno de estos métodos es posible, aislamiento del material en una bolsa de plástico cerrada durante 2 semanas). 
– Tratar, como se indica más arriba, únicamente a los sujetos con piojos vivos y/o liendres vivas. No tratar a las personas que solamente tienen liendres muertas (blancas, transparentes, 
> 1 cm del cuero cabelludo). 

Piojos del cuerpo

Tratamiento en masa (epidemia)

Aplicar de 30 a 60 g (de 2 a 4 cucharadas soperas colmadas) de permetrina 0,5% en polvo: dejar al paciente vestido, espolvorear la permetrina en la cara interna la ropa y la ropa interior en contacto con la piel (delante, detrás, a nivel del cuello, mangas, cintura, calcetines) y extender con la mano por fricción. Dejar en contacto de 12 a 24 horas.
Tratar el resto de la ropa (gorros y pañuelos incluidos) y la ropa de cama, en una bolsa de plástico, con permetrina 0,5% en polvo. Repetir al cabo de 8 o 10 días si persiste la infestación.

Tratamiento individual

Desparasitar las prendas de ropa y la ropa de cama como más arriba o como en el caso del piojo de la cabeza.

Piojos del pubis

Afeitar y/o aplicar sobre las zonas pilosas permetrina 1% (como para los piojos de la cabeza). Tratar simultáneamente a la pareja. Descontaminar las prendas de ropa y la ropa de cama (como para los piojos de la cabeza). Repetir la aplicación 7 días más tarde.

Si hay sobreinfección bacteriana, debe iniciarse su tratamiento 24 a 48 horas antes del tratamiento antiparasitario local (ver Impétigo); el tratamiento local se aplica más tarde cuando la piel la pueda tolerar.