Brucelosis


– La brucelosis es una zoonosis que afecta principalmente los animales de ganadería.
– Las vías de transmisión de la enfermedad al hombre son principalmente:
• digestiva, consumo de leche cruda (o productos lácteos crudos) que proviene de un animal infectado;
• cutánea, contacto directo con animales o carcasas de animales infectados. 
– Los gérmenes responsables son bacteria del género Brucella, especialmente B. melitensis (ovejas y cabras), B. abortus (ganado bovino) y B. suis (cerdos).
– La enfermedad afecta esencialmente las zonas rurales y se encuentra en casi todos los países del mundo. 
– Tras la primoinfección, la enfermedad puede producir recidivas (5 a 15% de casos, incluso hasta meses después de haber terminado el tratamiento inicial) o volverse crónica.

Signos clínicos

Forma aguda (primoinfección)
– Fiebre (39-40 °C) continua o irregular, asociada a varios signos o síntomas: escalofríos, sudores nocturnos, dolores articulares y musculares, pérdida de peso, astenia, malestar, cefaleas; adenopatías (particularmente en niños).
– Pueden ser asociados: trastornos digestivos inespecíficos, tos, hepato y/o esplenomegalía, artritis (rodilla), orquitis.

El diagnóstico es difícil debido a la gran diversidad de manifestaciones clínicas. Los signos son fluctuantes e inespecíficos. En pacientes con una fiebre inexplicada, pensar en la brucelosis si existen factores de riesgo de infección: consumo de productos lácteos crudos; exposición a ganado (p.ej. ganaderos, veterinarios, carniceros, descuartizadores).

Forma localizada 
Manifestaciones localizadas pueden aparecer tras la infección aguda (hasta meses o años después). Las localizaciones principales son:
• osteo-articular: articulaciones sacro-ilíaca y particularmente de los miembros inferiores; raquis (infección de disco intervertebral, osteomielitis vertebral)
• genitourinaria: orquitis, epididimitis 
• pulmonar: bronquitis, neumonía, pleuritis 
• neurológica: meningitis, encefalitis, polineuritis

Investigaciones paraclínicas

Laboratorio
− La prueba de referencia es el cultivo (hemocultivo) que solo es positivo durante la fase aguda. La bacteria crece lentamente (7 a 21 días).
– Las  pruebas serológicas (Rosa de Bengala, seroaglutinación de Wright, inmunofluorescencia indirecta, ELISA, etc.) aportan un diagnóstico presuntivo.
– En caso de signos neurológicos o de meningitis, la punción lumbar muestra: líquido transparente que puede contener muchos leucocitos; proteinorraquia alta; hipoglucorraquia. 
– Descartar el paludismo en regiones endémicas (test rápido). 
– Descartar una tuberculosis en caso de tos > 2 semanas (examen microscópico de esputo).

Radiografía 
− Dolores articulares (caderas, rodillas, tobillos, vertebras, articulación sacro-ilíaca): pequeñas erosiones o destrucciones o estrechamiento del espacio articular.
− Radiografía del tórax a menudo normal; a veces ensanchamiento pleural.

Tratamiento

Informarse sobre el protocolo nacional de antibioterapia. A título indicativo:

Niños menores de 8 años

co-trimoxazol + rifampicina
o co-trimoxazol + gentamicina

Niños de 8 años y más

doxiciclina + rifampicina
o doxiciclina + gentamicina

Adultos

doxiciclina + rifampicina
o doxiciclina + estreptomicina o gentamicina

Mujeres embarazadas/lactantes

rifampicina

co-trimoxazol VO durante 6 semanas
Niños < 8 años: 20 mg SMX + 4 mg TMP/kg 2 veces al día

doxiciclina VO durante 6 semanas
Niños ≥ 8 años: 1 a 2 mg/kg 2 veces al día
Adultos: 100 mg 2 veces al día

rifampicina VO durante 6 semanas
Niños: 15 a 20 mg/kg una vez al día (máx. 600 mg al día)
Adultos: 600 a 900 mg una vez al día

gentamicina IM durante 2 semanas
Niños y adultos: 5 mg/kg una vez al día

estreptomicina IM durante 2 semanas
Adultos: 1 g una vez al día

Para las formas localizadas, mismo tratamiento durante 6 semanas a 4 meses según el foco.

Prevención

– Higiene de manos y ropa cuando se tiene contacto con ganado.
– Hervir la leche, evitar el consumo de productos lácteos crudos, cocinar bien las asaduras.