Leptospirosis

Select language:
Contenido

    La leptospirosis es una zoonosis que afecta numerosos animales tanto domésticos como salvajes, principalmente los roedores (en particular la rata), pero también los perros y el ganado, etc.

     

    La transmisión de la enfermedad al hombre se produce por el contacto de la piel escoriada o de las mucosas (p. ej. oculares, digestivas) con:

    • agua dulce o tierra húmeda contaminada por la orina de un animal infectado (contacto indirecto);
    • orina, sangre y otros fluidos biológicos o tejidos de un animal infectado (contacto directo).

     

    Los gérmenes responsables son las bacterias del género Leptospira.

     

    La enfermedad ocurre mundialmente, especialmente en las regiones subtropicales y tropicales. Los brotes epidémicos son frecuentes después de lluvias fuertes o inundaciones.

    Signos clínicos

    Aproximadamente el 90% de pacientes padecen la forma moderada con evolución favorable. 5 a 15% de pacientes padecen la forma grave con múltiples vísceras afectadas y una mortalidad elevada.

    Forma moderada 

    • Fase aguda (septicémica) 
      • Aparición brusca de fiebre alta, escalofríos, cefaleas, dolores musculares (sobre todo en las pantorrillas), fotofobia, dolores oculares, hemorragia conjuntival bilateral muy frecuente.
      • Puede asociarse a: trastornos digestivos (anorexia, dolor abdominal, náuseas, vómitos), tos seca, adenopatías, hepatomegalia.
    • Fase inmune: los signos de la fase aguda desaparecen tras 5 a 7 días, luego reaparecen durante varios días de forma generalmente más atenuada (fiebre menos elevada, mialgias menos severas) y luego desaparecen.

    Forma grave o ictericia hemorrágica 

    Al principio la enfermedad es idéntica pero al cabo de algunos días, agravación del cuadro clínico: afectación renal (oliguria o poliuria), afectación hepática (ictericia), hemorragias difusas (púrpura, equimosis, epistaxis, etc.), signos pulmonares (dolores torácicos) o cardiacos (miocarditis, pericarditis).

     

    El diagnóstico es difícil debido a la gran diversidad de manifestaciones clínicas. Considerar como un caso sospechoso de leptospirosis un paciente que presenta:

    • una fiebre + 2 de los signos siguientes: mialgias, tensión muscular en las pantorrillas, hemorragia conjuntival, escalofríos, dolores abdominales, cefaleas, ictericia u oliguria

    y

    • uno o varios factores de riesgo de infección: contacto con agua dulce de superficie potencialmente contaminada (p. ej. zona de baño, pesca, arrozales, inundaciones) o profesión a riesgo (p. ej. agricultores, ganaderos, veterinarios, carniceros, descuartizadores, mineros).

     

    Laboratorio

    En todos los casos, descartar un paludismo en regiones endémicas (test rápido).

    Diagnóstico

    El diagnóstico biológico es difícil de obtener; se realiza únicamente en caso de alta sospecha de leptospirosis (en una muestra de sangre):

    • Serología:
      • entre 0 y 7 días: PCR en tiempo real (diagnóstico precoz);
      • tras 7 días: prueba de aglutinación microscópica (MAT); ELISA IgM ofrece un diagnóstico presuntivo;
      • tras 10 días: MAT y ELISA IgM únicamente.
    • Cultivo: uso limitado (bacterias de crecimiento lento, medio especial de cultivo).

    Investigaciones complementarias

    (si disponible)

    • Hemograma completo: leucocitosis franca con polinucleares, trombopenia o anemia posible.
    • Orina: proteinuria, leucocituria, a veces hematuria microscópica.

    Tratamiento

    La OMS recomienda no esperar los resultados de las pruebas diagnósticas para administrar una antibioterapia basada en la sospecha clínica y epidemiológica [1] Citation 1. World Health Organization‎. Human leptospirosis : guidance for diagnosis, surveillance and control. Geneva, 2003. 
    http://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/42667/WHO_CDS_CSR_EPH_2002.23.pdf?sequence=1&isAllowed=y [Accessed 2 october 2018]
    [2] Citation 2. Cyrille Goarant. Leptospirosis: risk factors and management challenges in developing countries. Research and Reports in Tropical Medicine 2016:7 49–62. 
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6028063/pdf/rrtm-7-049.pdf [Accessed 2 october 2018]
    .

    Forme moderada 

    (en ambulatorio)

    • Reposo y tratamiento de la fiebre: paracetamol VO (Capítulo 1).
    • El ácido acetilsalicílico (aspirina) está contraindicado debido al riesgo de hemorragia.
    • Antibioterapia:
      doxiciclina VO (excepto en niños menores de 8 años y mujeres embarazadas o lactantes) durante 7 días
      Niños de 8 años y más: 1 a 2 mg/kg 2 veces al día (máx. 100 mg por dosis)
      Adultos: 100 mg 2 veces al día
      o
      azitromicina VO durante 3 días
      Niños: 10 mg/kg el D1 (máx. 500 mg) luego 5 mg/kg una vez al día el D2 y D3 (máx. 250 mg al día)
      Adultos: 1 g el D1 luego 500 mg una vez al día el D2 y D2 
      o, en su defecto,
      amoxicilina VO durante 7 días
      Niños: 25 mg/kg 2 veces al día
      Adultos: 1 g 2 veces al día
     
    El tratamiento antibiótico puede inducir una reacción de Jarisch-Herxheimer (fiebre alta, escalofríos, hipertensión y a veces shock). Se recomienda dejar al paciente en observación durante las dos horas siguiente a la primera dosis de antibiótico para tratar una reacción severa (tratamiento sintomático del shock).

    Forma grave

    (en hospital)

    • Tratamiento específico en función de las vísceras afectadas.
    • Antibioterapia: 
      ceftriaxona IV durante 7 días a Citation a. Para la administración IV de ceftriaxona, disolver el polvo únicamente con agua para preparaciones inyectables.
      Niños: 80 a 100 mg/kg una vez al día (máx. 2 g al día)
      Adultos: 2 g una vez al día

    Prevención

    • Evitar los baños en zonas endémicas.
    • Desinfectar la ropa y los objetos del paciente manchados con orina. 
    • Vacunar y traje de protección (únicamente para los profesionales expuestos).

     

    Notas
    • (a)Para la administración IV de ceftriaxona, disolver el polvo únicamente con agua para preparaciones inyectables.
    Referencias