Conjuntivitis del recién nacido


– Contaminación del recién nacido por Neisseria gonorrhoeae y/o Chlamydia trachomatis durante el parto cuando la madre padece una infección genital por gonococo y/o clamidia.
– Se trata de una urgencia médica. Sin tratamiento rápido, riesgo de lesiones de la córnea y de discapacidad visual.

Signos clínicos

– Conjuntivitis purulenta, unilateral o bilateral, en los primeros 28 días de vida.

Tratamiento

– Limpiar los ojos con una solución isotónica estéril (cloruro de sodio 0,9% o Ringer lactato) 4 veces al día para eliminar las secreciones.

– Antibioterapia:
• para todos los recién nacidos que presentan una conjuntivitis en los primeros 28 días de vida 
• para todos los recién nacidos, cuando la madre padece una infección genital (secreción vaginal purulenta) en el momento del parto 

0 a 7 días

8 a 28 días

Primera elección

ceftriaxona IM: 50 mg/kg dosis única (máx. 125 mg)

ceftriaxona IM: 50 mg/kg dosis única (máx. 125 mg)
+
azitromicina VO: 20 mg/kg una vez al día durante 3 días

Alternativas

Si ceftriaxona contra-indicada:
cefotaxima
IM: 100 mg/kg dosis única

Si azitromicina no disponible:
eritromicina VO: 12,5 mg/kg 4 veces al día durante 14 días

Si los síntomas persisten 48 horas después del tratamiento solo parenteral, administrar azitromicina VO (o eritromicina VO como más arriba).

Observaciones:
– 
Cuando el tratamiento por vía general no puede administrarse de inmediato, lavar los ojos y aplicar tetraciclina oftálmica 1% cada hora en los dos ojos, en espera de que el tratamiento esté disponible.
– En todos los casos, tratar a la madre y a su pareja (ver Infecciones genitales, Capítulo 9).

Prevención

Aplicar lo antes posible y preferentemente durante la primera hora después del parto:
tetraciclina 1% pomada oftálmica: una aplicación de 1 cm en cada ojo.