Trastornos psicóticos


Las psicosis se caracterizan por la existencia de ideas delirantes. El paciente está convencido de cosas opuestas a la realidad, fruto de intuiciones, interpretaciones o alucinaciones sobre todo auditivas.
El delirio se acompaña con frecuencia de trastornos de conducta, p.ej. agitación, postración, mutismo, oposición, huida.

El manejo yace sobre el apoyo psicosocial asociado a un tratamiento antipsicótico.
Su eficacia y pronóstico dependen en gran parte de la calidad de la relación establecida con el paciente y su familia.
Si el paciente no es peligroso ni para él mismo ni para los demás y si su entorno es capaz de manejar los trastornos, es preferible mantenerlo en el domicilio con seguimiento ambulatorio.

El sentido dado a los trastornos psicóticos varía según el contexto cultural1 . Su origen puede ser atribuido por ejemplo a un hechizo o a la intervención de los ancestros. El manejo debe integrar estas concepciones sin oponer el tratamiento “tradicional” generalmente en curso al tratamiento convencional propuesto.



Footnotes
Ref Notes
1

De ahí la importancia de trabajar con “informadores” - en el sentido antropológico del término – si no se está familiarizado con la cultura considerada.