Trastornos bipolares

Select language:
Contenido

     

     

    Última actualización: Julio 2022

     

    Los trastornos bipolares se caracterizan por la alternancia de episodios maníacos y depresivos a Citation a. Las formas “unipolares” se caracterizan por la recurrencia de episodios depresivos. , espaciados en general por intervalos libres de síntomas de varios meses o años.

     

    El episodio maníaco se manifiesta por exaltación, euforia, hiperactividad acompañada de insomnio, ideas de grandeza y pérdida de las inhibiciones sociales (en particular las sexuales).
    El episodio depresivo con frecuencia es severo con un riesgo de suicidio importante.
    Buscar antecedentes familiares de síntomas similares (sobre todo suicidios), muy frecuentes en los pacientes bipolares.

     

    Tratamiento farmacológico:

    • El tratamiento del episodio maníaco se basa en haloperidol VO: 5 mg una vez al día durante 3 días y, a continuación, 7,5 mg durante una semana; si es necesario, aumentar la dosis en incrementos de 2,5 mg por semana (máx. 15 mg al día). 
      Posibles alternativas: 
      risperidona VO: 2 mg una vez al día; si es necesario, aumentar la dosis en incrementos de 1 mg por semana (máx. 6 mg al día). 

      olanzapina VO: 10 mg una vez al día durante 3 días; si es necesario, aumentar la dosis en incrementos de 5 mg por semana (máx. 20 mg al día). 
      Si se produce una mejoría después de una semana de tratamiento, proseguir con la misma dosis durante al menos 8 semanas después de la remisión de los síntomas.
    • Se puede añadir diazepam VO (5 a 10 mg al día) durante las primeras 2 a 3 semanas.
    • Si los síntomas no remiten tras 2 semanas de tratamiento antipsicótico en la dosis máxima tolerada (y se han probado 2 antipsicóticos distintos), añadir un estabilizador del estado de ánimo:

    ácido valproico VO: 200 mg 2 veces al día (semana 1), seguidos de 400 mg 2 veces al día (semana 2) y, a continuación 500 mg 2 veces al día (semana 3). Esta dosis es normalmente suficiente para estabilizar al paciente; si es necesario la dosis se puede aumentar en 500 mg cada semana (máx. 1000 mg 2 veces al día).
    o
    carbamazepina VO: 100 mg 2 veces al día (semana 1), seguidos de 200 mg 2 veces al día (semana 2) y, a continuación 200 mg 3 veces al día (semana 3). Esta dosis es normalmente suficiente para estabilizar al paciente; si es necesario la dosis se puede aumentar en 200 mg cada semana (máx. 1200 mg al día). 

    • Se debe continuar el tratamiento durante al menos 8 semanas después de la remisión completa de los síntomas. Valorar junto con el paciente los beneficios y los riesgos de proseguir con un tratamiento a largo plazo. 
    • Si se decide interrumpir el tratamiento antipsicótico, se debe suspender la medicación gradualmente, vigilando las posibles recaídas. 
    • Los episodios depresivos reciben el mismo tratamiento que la depresión (ver Depresión). 
    • Si el paciente presenta un episodio maníaco mientras recibe antidepresivos, interrumpir de inmediato los antidepresivos y tratar el episodio maníaco como indicado anteriormente. Un episodio maníaco mientras se está en tratamiento con antidepresivos es indicativo de un trastorno bipolar. 

     

    El tratamiento a largo plazo del trastorno bipolar consiste en proseguir con el tratamiento que condujo a la remisión del episodio maníaco: antipsicótico, estabilizador del estado de ánimo o la combinación de ambos.
    El tratamiento pueden iniciarlo médicos formados en salud mental, pero debe concertarse lo antes posible una consulta con un especialista. 

     

    El ácido valproico no está recomendado en mujeres en edad de procrear. Si es necesario comenzar un tratamiento, utilizar la carbamazepina.
    Si una mujer en edad de procrear está tomando ácido valproico, cambiarlo por carbamazepina reduciendo progresivamente la dosis de ácido valproico a lo largo de un periodo de 2 semanas (no interrumpir bruscamente el tratamiento) e introduciendo al mismo tiempo progresivamente la carbamazepina.
    En caso de embarazo o planificación de embarazo, es imprescindible contactar con un especialista para reevaluar la necesidad de proseguir el tratamiento y reajustarlo si es necesario.

     

    Notas
    • (a)Las formas “unipolares” se caracterizan por la recurrencia de episodios depresivos.