Deshidratación

Select language:
Contenido

    La deshidratación se produce por la pérdida excesiva de agua y electrolitos del organismo. Si se prolonga en el tiempo, la deshidratación puede comprometer la perfusión de los órganos, provocando un estado de shock.

    Las causas principales de la deshidratación son la diarrea, los vómitos y las quemaduras graves.

    Los niños son particularmente susceptibles a la deshidratación debido a los frecuentes episodios de gastroenteritis, una alta relación superficie/volumen corporal y su incapacidad de comunicar o satisfacer por sí mismos sus necesidades de líquidos.

     

    A continuación se presentan los protocolos del tratamiento de la deshidratación debido a la diarrea y los vómitos. Otros protocolos distintos deben ser utilizados en niños con malnutrición (ver Malnutrición aguda grave, Capítulo 1) y en pacientes con quemaduras graves (ver Quemaduras, Capítulo 10).

    Signos clínicos y evaluación

    • Antecedentes de diarrea y/o vómitos acompañados de una disminución de la producción de orina.
    • Los signos clínicos varían según el grado de deshidratación (ver tabla más abajo). También puede haber otros signos presentes como la sequedad de la boca y la ausencia de lágrimas.
    • En los pacientes con deshidratación grave, buscar signos de estado de shock: taquicardia, hipotensión y tiempo de recoloración capilar prolongado, etc.
    • Los trastornos electrolíticos pueden provocar: taquipnea, debilidad y calambres musculares, trastornos del ritmo cardiaco (pulso irregular, palpitaciones), confusión y/o convulsiones.

     

    Clasificación del grado de deshidratación (según la OMS) [1] Citation 1. World Health Organization. The treatment of diarrhoea : a manual for physicians and other senior health workers, 4th rev. World Health Organization. 2005. 
    https://apps.who.int/iris/handle/10665/43209
    [2] Citation 2. World Health Organization. Pocket book of Hospital Care for children. Guidelines for the Management of Common Childhood Illnesses. 2013.
    https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/81170/9789241548373_eng.pdf?sequence=1

     

     

     

    Deshidratación grave

    Al menos 2 de los signos siguientes:

    Deshidratación moderada

    Al menos 2 de los signos siguientes:

    No hay
    deshidratación

    Ningún signo de deshidratación grave
    o moderada

    Consciencia

    Letárgico o inconsciente

    Inquieto o irritable

    Normal

    Pulso radial

    Débil o ausente

    Palpable

    Fácilmente palpable

    Ojos (a) Citation a. Algunos niños tienen naturalmente los ojos hundidos. Preguntar a la madre si los ojos del niño están como siempre o si están más hundidos de lo habitual.

    Hundidos

    Hundidos

    Normales

    Pliegue cutáneo (b) Citation b. Pliegue cutáneo: el examen consiste en pellizcar la piel del abdomen entre los dedos pulgar e índice, sin retorcer la piel. En personas mayores este signo no es fiable debido a la pérdida natural de elasticidad en la piel por la edad.
     

    Desaparece muy lentamente
    (≥ 2 segundos)

    Desaparece lentamente
    (< 2 segundos)

    Desaparece rápidamente
    (< 1 segundo)

    Sed

    Bebe poco o
    es incapaz de beber

    Sediento,
    bebe con avidez

    No sediento,
    bebe normalmente

    Tratamiento de la deshidratación

    Deshidratación grave

    • Tratar el estado de shock si presente (ver Estado de shock, Capítulo 1).
    • Si el paciente puede beber, administrar una solución de rehidratación oral (SRO) VO mientras se coloca una vía venosa.
    • Colocar una vía venosa utilizando un catéter de gran calibre (22-24G en niños; 18G en adultos) o una via intraósea.
    • Administrar Ringer lactato (RL) a Citation a. Si no hay RL disponible, se puede utilizar cloruro de sodio 0.9%. según el Plan de tratamiento C de la OMS, vigilando constantemente la velocidad de la perfusión:

     

    Plan de tratamiento C de la OMS [1] Citation 1. World Health Organization. The treatment of diarrhoea : a manual for physicians and other senior health workers, 4th rev. World Health Organization. 2005. 
    https://apps.who.int/iris/handle/10665/43209
    [2] Citation 2. World Health Organization. Pocket book of Hospital Care for children. Guidelines for the Management of Common Childhood Illnesses. 2013.
    https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/81170/9789241548373_eng.pdf?sequence=1

     

    Edad

    Empezar por administrar
    30 ml/kg en (c) Citation c. Repetir una vez si el pulso radial sigue débil o ausente tras el primer bolus.
    :

    Luego, administrar
    70 ml/kg en:

    Niños < 1 año

    1 hora

    5 horas

    Niños ≥ 1 año y adultos

    30 minutos

    2 ½ horas

    • Si se sospecha una anemia grave, medir la hemoglobina y tratarla según los resultados (ver Anemia, Capítulo 1). b Citation b. Si se necesita una transfusión, se debe administrar en paralelo a la perfusión IV de RL, utilizando otra vía IV distinta. El volumen de sangre administrado debe ser deducido del volumen total del Plan C.
    • En cuanto el paciente pueda beber sin riesgo (generalmente dentro en el plazo de 2 horas), administrar SRO, según la tolerancia del paciente. La SRO contiene glucosa y electrolitos para evitar la aparición de complicaciones.
    • Vigilar estrechamente las pérdidas. Evaluar el estado del paciente y el grado de deshidratación a intervalos regulares para asegurar un tratamiento adecuado.

     

    Si durante el tratamiento el paciente:

    • sigue o se pone letárgico: realizar un control de glucemia y/o tratar una hipoglucemia (ver Hipoglucemia, Capítulo 1).
    • desarrolla calambres/debilidad muscular y distensión abdominal: tratar una hipopotasemia moderada con un jarabe de cloruro de potasio al 7,5% (1 mmol de K+/ml) VO durante 2 días:
      Niños menos de 45 kg: 2 mmol/kg (2 ml/kg) al día (según el peso del niño, la dosis diaria se divide en 2 o 3 dosis)
      Niños de 45 kg y más y adultos: 30 mmol (30 ml) 3 veces al día
      Sólo administrar este tratamiento en unidades de hospitalización c Citation c. Si posible, realizar pruebas analíticas para el control de los niveles de urea y electrolitos en la sangre. .
    • desarrolla edemas orbitarios o periféricos: reducir al mínimo la velocidad de la perfusión, auscultar los pulmones y revaluar el grado de deshidratación y la necesidad de continuar la rehidratación IV. Si la rehidratación IV sigue siendo necesaria, continuar la perfusión a una velocidad más lenta y vigilar estrechamente al paciente. Si la rehidratación IV ya no es necesaria, pasar a la vía oral con SRO.
    • desarrolla disnea, tos y se auscultan crepitantes en las bases pulmonares: incorporar el paciente a la posición de sentado, reducir al mínimo la velocidad de la perfusión y administrar una dosis de furosemida IV (1 mg/kg en niños; 40 mg en adultos). Vigilar estrechamente al paciente durante 30 minutos y buscar una enfermedad cardiorrespiratoria o renal subyacente. Una vez el paciente estabilizado, revaluar el grado de deshidratación y la necesidad de continuar la rehidratación IV. Si la rehidratación IV sigue siendo necesaria, reemprender a mitad de la velocidad anterior y vigilar estrechamente. Si la rehidratación IV ya no es necesaria, pasar a la vía oral con SRO.

     

    Deshidratación moderada

    • Administrar SRO según el Plan de tratamiento B de la OMS, es decir 75 ml/kg de SRO en 4 horas.

     

    Plan de tratamiento B de la OMS [1] Citation 1. World Health Organization. The treatment of diarrhoea : a manual for physicians and other senior health workers, 4th rev. World Health Organization. 2005. 
    https://apps.who.int/iris/handle/10665/43209
    d Citation d. Para más detalles sobre las cantidades exactas de SRO recomendadas por edad y peso, consultar la guía Management of a cholera epidemic, MSF.

     

    Edad

    4 meses

    4 a 11 meses

    12 a 23 meses

    2 a 4 años

    5 a 14 años

    15 años

    Peso < 5 kg 5 a
    7,9 kg
    8 a 1
    0,9 kg
    11 a 15,9 kg 16 a
    29,9 kg
    ≥ 30 kg

    Cantidad de SRO en 4 horas

    200 a 400 ml

    400 a
    600 ml

    600 a
    800 ml

    800 a 1200 ml

    1200 a 2200 ml

    2200 a 4000 ml

     

    • Fomentar el consumo de líquidos adicionales según la edad, en particular la leche materna en niños pequeños. Administrar SRO adicionales tras cada deposición líquida (ver más abajo).
    • Vigilar estrechamente las pérdidas. Evaluar el estado del paciente y el grado de deshidratación a intervalos regulares para asegurar un tratamiento adecuado.

    No hay deshidratación

    Prevenir la deshidratación:

    • Fomentar el consumo de líquidos adicionales según la edad, en particular la leche materna en niños pequeños.
    • Administrar SRO según el Plan de tratamiento A de la OMS tras cada deposición líquida.

     

    Plan de tratamiento A de la OMS [1] Citation 1. World Health Organization. The treatment of diarrhoea : a manual for physicians and other senior health workers, 4th rev. World Health Organization. 2005. 
    https://apps.who.int/iris/handle/10665/43209
    [2] Citation 2. World Health Organization. Pocket book of Hospital Care for children. Guidelines for the Management of Common Childhood Illnesses. 2013.
    https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/81170/9789241548373_eng.pdf?sequence=1

     

    Edad

    Cantidad de SRO

    Niños < 2 años

    50 a 100 ml (10 a 20 cucharaditas)

    Niños 2 a 10 años

    100 a 200 ml (½ a 1 vaso)

    Niños > 10 años y adultos

    Al menos 250 ml (al menos 1 vaso)

     

    Tratamiento de la diarrea

    Además del plan de tratamiento de la OMS que corresponda al grado de deshidratación del paciente:

    • Administrar tratamiento etiológico si necesario.
    • Administrar sulfato de zinc en niños menores de 5 años (ver Diarrea aguda, Capítulo 3).

     

    Notas
    • (a)Si no hay RL disponible, se puede utilizar cloruro de sodio 0.9%.
    • (b)Si se necesita una transfusión, se debe administrar en paralelo a la perfusión IV de RL, utilizando otra vía IV distinta. El volumen de sangre administrado debe ser deducido del volumen total del Plan C.
    • (c)Si posible, realizar pruebas analíticas para el control de los niveles de urea y electrolitos en la sangre.
    • (d)Para más detalles sobre las cantidades exactas de SRO recomendadas por edad y peso, consultar la guía Management of a cholera epidemic, MSF.
    • (a)Algunos niños tienen naturalmente los ojos hundidos. Preguntar a la madre si los ojos del niño están como siempre o si están más hundidos de lo habitual.
    • (b)Pliegue cutáneo: el examen consiste en pellizcar la piel del abdomen entre los dedos pulgar e índice, sin retorcer la piel. En personas mayores este signo no es fiable debido a la pérdida natural de elasticidad en la piel por la edad.
    • (c)Repetir una vez si el pulso radial sigue débil o ausente tras el primer bolus.
    Referencias