Hipoglucemia

Select language:
Contenido

    Última actualización: Noviembre 2022

     

    La hipoglucemia es una concentración anormalmente baja de glucosa en la sangre. Una hipoglucemia severa puede ser mortal o provocar secuelas neurológicas irreversibles.

    Pensar sistemáticamente en una hipoglucemia y realizar un examen de glucemia en caso de alteraciones de la conciencia (letargia, coma) o de convulsiones.

    En caso de sospecha de una hipoglucemia, aunque no se pueda determinar la glucemia, administrar glucosa (u otro azúcar disponible) empíricamente.

    Para el diagnóstico y tratamiento de la hipoglucemia en recién nacidos, consultar la guía Essential obstetric and newborn care, MSF.

    Signos clínicos

    Aparición rápida de signos no específicos, de moderados a severos en función de la gravedad de la hipoglucemia: sensación de hambre y cansancio, temblores, taquicardia, palidez, sudoración, ansiedad, trastornos de la visión, trastornos del habla, confusión, convulsiones, letargia, coma.

    Diagnóstico

    Glucemia capilar (tira reactiva):

     

    Si es imposible determinar la glucemia, el diagnóstico se confirma por la resolución de los síntomas tras la administración de azúcar o glucosa.

    Tratamiento sintomático

    • El paciente está consciente:

    Niños: una cucharadita de café de azúcar en polvo en unos ml de agua o 50 ml de zumo de fruta, de leche materna o terapéutica o 10 ml/kg de glucosa 10% VO o por sonda nasogástrica.
    Adultos: 15 a 20 g de azúcar, p. ej. 3 o 4 terrones de azúcar o agua azucarada, zumo de fruta, soda.
    Los síntomas deben mejorar en unos 15 minutos tras la toma de azúcar por vía oral.

    • El paciente presenta alteraciones de la conciencia o convulsiones prolongadas:

    Niños: 2 ml/kg de glucosa 10% en IV lenta (2 a 3 minutos) a Citation a. Si la solución de glucosa al 10% lista para usar no está disponible: extraer 100 ml de glucosa al 5% de un frasco o bolsa de 500 ml, añadir luego 50 ml de glucosa al 50% a los restantes 400 ml de glucosa al 5% para obtener 450 ml de solución de glucosa al 10%.
    Adultos: 1 ml/kg de glucosa 50% en IV lenta (3 a 5 minutos)
    Los problemas neurológicos deben mejorar en unos minutos tras la inyección.

     

    Controlar la glucemia tras 15 minutos. Si todavía esta baja, re-administrar glucosa en IV o azúcar por vía oral según el estado del paciente.

    Si no hay mejoría clínica, pensar en otro diagnóstico: p. ej. infección severa (paludismo severo, meningitis, etc.), epilepsia, intoxicación accidental por alcohol o insuficiencia suprarrenal en niños.

    En todos los casos, una vez estabilizado el paciente, dar una comida o colación rica en glúcidos de absorción lenta y vigilar al paciente durante unas horas.

    En caso de obnubilación persistente después de un episodio de hipoglucemia severa, controlar regularmente la glucemia.

    Tratamiento etiológico

    • Aparte de la diabetes:
      • Tratar la desnutrición grave, la sepsis neonatal, el paludismo severo, la intoxicación etílica aguda, etc.
      • Interrumpir un ayuno prolongado.
      • Reemplazar medicamentos hipoglucemiantes (p. ej. quinina IV, pentamidina, ciprofloxacino, enalapril, betabloqueantes, aspirina a altas dosis, tramadol) o anticipar la hipoglucemia (p. ej. administrar la quinina IV en una perfusión de glucosa).
    • En pacientes diabéticos:
      • Evitar saltar comidas, aumentar el aporte en glúcidos si necesario.
      • Reajustar la dosis de insulina en función de las glucemias y los esfuerzos físicos.
      • Reajustar las dosis de antidiabéticos orales, teniendo en cuenta eventuales interacciones medicamentosas.

     

    Notas
    • (a)Si la solución de glucosa al 10% lista para usar no está disponible: extraer 100 ml de glucosa al 5% de un frasco o bolsa de 500 ml, añadir luego 50 ml de glucosa al 50% a los restantes 400 ml de glucosa al 5% para obtener 450 ml de solución de glucosa al 10%.
    Referencias