Asma


El asma se define como una inflamación crónica de las vías aéreas, asociada a hiperactividad bronquial que conduce a episodios recurrentes de sibilancias, disnea, opresión torácica y tos. Estos episodios se asocian generalmente a obstrucción variable del flujo aéreo, a menudo reversible de forma espontánea o con tratamiento.

Los factores desencadenantes/agravantes del asma son numerosos: alérgenos, infecciones, el ejercicio, algunos medicamentos (aspirina), tabaco, etc.

En los niños pequeños, la mayoría de los primeros episodios asmatiformes están en relación con una infección respiratoria, sin síntomas entre los episodios infecciosos. Los episodios sibilantes son cada vez menos frecuentes en el curso del tiempo; la mayor parte de los niños no desarrollan asma.