Insuficiencia cardiaca aguda (EAP)

Signos clínicos

– Aparición o exacerbación repentina de una disnea
– Angustia, agitación
– Edemas periféricos 
– A la auscultación: crepitantes en los dos campos pulmonares, a veces ruidos apagados en el corazón y/o con ritmo de galope

Signos de gravedad:
– Dificultad respiratoria grave (tiraje intercostal, aleteo nasal, respiración paradójica, SpO2 < 90% con aire ambiente, etc.), cianosis, sudoración profusa, confusión
– Presión arterial sistólica < 90 mmHg
– Frecuencia cardiaca (FC) > 150/minuto o < 40/minuto
– Frecuencia respiratoria (FR) > 30/minuto o < 12/minuto
– Dolor torácico si isquemia cardiaca subyacente

Investigaciones paraclínicas

El diagnóstico es principalmente clínico.
– ECG: buscar una isquemia miocárdica o trastornos del ritmo.
Si disponible:
− Radiografía de tórax: en función de la evolución del edema: dilatación de los vasos de los lóbulos superiores luego mala definición de los hilios pulmonares y ensanchamiento de los septa. En estado avanzado, sombras hiliares y perihiliares. Puede descartar enfermedad pulmonar.
− Ecografía pleura pulmonar: presencia de líneas B, presencia de un ensanchamiento pleural bilateral.
− Electrocardiograma: buscar una sobrecarga circulatoria

Seguimiento: recuento y formula sanguina, ionograma, creatinina en sangre 

Tratamiento

La presión arterial sistólica está < 90 mmHg

Ver Estado de shock, Capítulo 1.

La presión arterial sistólica está ≥ 90 mmHg  

Tratamiento común a todos los pacientes: 
– Instalar al paciente en posición semisentada, con las piernas colgando
– Oxígeno por mascarilla, 6-10 litros/minuto
– Poner una vía venosa 
– Diurético: furosemida IV, 40 mg a repetir una vez si el paciente no ha orinado tras 30 a 60 minutos. Si el paciente ya estaba tomando furosemida a dosis > 40 mg, administrar la dosis habitual por vía IV.
– Seguimiento: FC, FR, PA, SpO2, consciencia

Otros tratamientos:
– Añadir un derivado nitrado (vasodilatador) de acción rápida si la presión arterial sistólica está ≥ 180 mmHg y/o la diastólica ≥ 110 mmHg.
El objetivo del tratamiento es bajar la presión sistólica a 120-150 mmHg y la presión diastólica por debajo de 110 mmHg.
dinitrato de isosorbida IV (ampolla de 10 ml,1 mg/ml)
2 mg (= 2 ml) por inyección IV lenta (en 2 minutos) luego, si necesario, 2 a 10 mg/hora en perfusión continua con una jeringa eléctrica 
Utilizar la vía sublingual si la vía IV no es posible:
dinitrato de isosorbida sublingual (cp de 5 mg)
5 mg por dosis; si es necesario hasta 2 dosis con 10 minutos de intervalo, a condición de que la presión sistólica esté > 120 mmHg
trinitrato de glicerilo sublingual (cp de 0,5 mg)
0,5 mg por dosis; si es necesario hasta 3 dosis con 5 minutos de intervalo, a condición de que la presión sistólica esté > 120 mmHg
– Si en pacientes con disnea severa la respiración no mejora en los 10 minutos después de la administración de oxígeno y furosemida puede considerarse un derivado nitrado. El tratamiento solo si administra si la presión sistólica está > 120 mmHg. 

La continuación del tratamiento depende de la patología subyacente (insuficiencia cardiaca crónicahipertensión arterial, síndrome coronario agudo, etc.).