Peste


– Zoonosis por el bacilo Gram negativo Yersinia pestis que afecta esencialmente a roedores salvajes y domésticos.
– La transmisión al hombre puede ser indirecta (picaduras de pulgas) o directa (contacto de la piel escoriada con el roedor infectado). La contaminación entre humanos se efectúa a través de la picadura de pulgas y por vía aérea en la forma pulmonar.
– En Asia, África, Madagascar, América del Norte y del Sur hay grandes focos de infección animal1 .

Signos clínicos y evolución

Existen 3 formas clínicas principales:

– La peste bubónica es la forma más común: fiebre alta, escalofríos, cefalea, se asocia a ganglios (uno o varios) normalmente inguinales muy dolorosos (bubón). Signos digestivos frecuentes: dolor abdominal, vómitos, diarrea, etc. Si no se trata, un 50% de los casos mueren de septicemia.

– La peste septicémica es una complicación de la peste bubónica no tratada, de evolución fulminante.

– La peste pulmonar es una forma muy contagiosa: fiebre alta, escalofríos, cefaleas, mialgias asociadas a accesos de tos, hemoptisis e insuficiencia respiratoria. Esta forma evoluciona con gran rapidez y resulta mortal si no se trata. Puede ser una complicación de la peste bubónica o una infección primaria transmitida por el aire.

Ocasionalmente la enfermedad puede convertirse en una meningitis pestosa.

Laboratorio

– Aislar el germen (examen directo y cultivo) por punción del bubón, hemocultivo, recogida de muestra de esputos o punción lumbar, según la forma.
– Serología ELISA rápidamente positiva una vez contraída la enfermedad.
– El transporte de muestras requiere cadena de frío (si no fuera posible, mantenerlas siempre a una temperatura inferior a 30 °C).

Conducta a seguir y tratamiento

– Si se sospecha que el paciente puede padecer peste: recoger las muestras para su cultivo y antibiograma y después tratar inmediatamente sin esperar la confirmación del diagnóstico. Informar a las autoridades sanitarias en cuanto quede confirmado el diagnóstico.

– Aislamiento:
• No es necesario aislar a los enfermos infectados con la peste bubónica, sólo desinfectar al enfermo, su cama y su ropa con un insecticida (permetrina en polvo 0,5% por ejemplo, ver Piojos, Capítulo 4). Observar las reglas elementales de higiene (lavarse las manos, llevar bata, guantes, etc.).
• Confinamiento riguroso de los enfermos con peste pulmonar primaria o secundaria. Desinfectar su cama, ropa, esputos y excrementos con una solución clorada. Observar las reglas elementales de higiene (lavarse las manos, llevar bata, guantes, etc.) + mascarilla para el paciente y las personas que se encarguen de su cuidado durante 48 horas después de iniciar la antibioterapia apropiada.

Tratamiento de los casos sospechosos o confirmados

Un tratamiento precoz asegura una curación rápida y completa. No deben utilizarse penicilinas, cefalosporinas ni macrólidos.
Los aminoglicósidos, tetraciclinas, cloranfenicol y sulfamidas son activos. Ajustarse al protocolo nacional. A título indicativo:

estreptomicina IM durante 10 días
Niños: 15 mg/kg cada 12 horas (máx. 2 g al día)
Adultos: 1 g cada 12 horas

gentamicina IM o IV durante 10 días
Niños: 2,5 mg/kg cada 8 horas
Adultos: 5 mg/kg una vez al día

doxiciclina VO durante 10 días
Niños mayores de 8 años: 2 mg/kg 2 veces al día (máx. 200 mg al día)
Adultos: 100 mg 2 veces al día o 200 mg una vez al día

cloranfenicol VO o IV durante 10 días
Niños 1 año a < 13 años: 25 mg/kg cada 8 horas
Niños ≥ 13 años y adultos: 1 g cada 8 horas

Indicaciones

Primera elección

Alternativa

Peste bubónica

doxiciclina

cloranfenicol o estreptomicina

Peste pulmonar

estreptomicina

Peste septicémica

estreptomicina

cloranfenicol

Meningitis pestosa

cloranfenicol

Mujeres embarazadas o lactantes

gentamicina

Quimioprofilaxis de contactos

En caso de contacto con pacientes que sufren de peste pulmonar o contacto directo con líquidos corporales o tejidos infectados, y hasta una semana después de acabada la exposición:
doxiciclina VO durante 7 días
Niños mayores de 8 años: 2 mg/kg 2 veces al día (máx. 200 mg al día)
Adultos: 100 mg 2 veces al día o 200 mg una vez al día
o
ciprofloxacin VO durante 7 días
Niños: 20 mg/kg 2 veces al día (máx. 1 g al día)
Adultos: 500 mg 2 veces al día

Prevención

– La lucha contra las pulgas juega un papel esencial en el control de una epidemia.
– Prevención a largo plazo: saneamiento y lucha contra las ratas.
– La vacuna contra la peste se reserva para el personal de laboratorio que manipula roedores y no puede convertirse en un medio de lucha en caso de epidemia.



Footnotes
Ref Notes
1 Para más información sobre la distribución de los focos naturales: http://www.who.int/csr/disease/plague/Plague-map-2016.pdf